Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Vía verde La Camocha

Entorno rural, arbolado autóctono, zona industrial, quintanas asturianas, casonas, iglesia de Lleorio, pozos mineros.

Zona: Central del concejo.
Distancia: 7 Kilómetros.
Duración: 2-3 horas a pie.
Comienzo: Tremañes (poblado Santa Bárbara).
Final: Pozu La Camocha (Güerces).

Recorrido:

  • Poblado Santa Bárbara (Tremañes).
  • La Fana (Roces).
  • Orilla del arroyo Pilón (La Pedrera/ Porceyo).
  • Leorio/Llorio (y entrada al valle de Llantones).
  • Güerces.
  • Pozu Mineru La Camocha.

Se aconseja:

Recorrido a pie o en bicicleta.

Descripción:

Este itinerario, que sigue buena parte del trazado del ferrocarril minero que comunicaba los pozos de La Camocha con Veriña, parte del poblado Santa Bárbara (Tremañes), barrio de origen industrial de los años cincuenta del s.XX, y fácilmente accesible por la Avenida de Oviedo.

Desde la pista polideportiva nuestro recorrido empieza descendiendo una suave pendiente, al lado de la extensa finca Quinta La Torre, antiguo palacio de los Marqueses de Casa Tremañes y a poca distancia de la autopista. La bajada acaba frente a los campos de fútbol, en las inmediaciones de la fuente'l Mortero, donde fue hallada la estela consagrada a la diosa romana de la salud Fortuna Balnearis.

La Vía Verde sigue en paralelo ahora al arroyo Pilón, en un tramo con abundante arbolado y vegetación de ribera y que cruzaremos por un puente peatonal de madera para entrar en La Fana, parroquia de Roces.

En Roces pasamos bajo la carretera de Oviedo, saliendo luego a una zona de abundantes polígonos industriales, paralelos a la calle Luis Pasteur, que enseguida quedan atrás, conforme nos aproximamos a un trecho desde el que identificaremos el Palacio de la Duquesa de Riansares, en medio de una extensión arbórea de indudable interés ecológico. Lloreos, castañales, carbayos y álamos, entre otras especies autóctonas, son los árboles que admiramos a nuestro paso; en las orillas, crecen los felechos (helechos) y los escayos (espinos, zarzas) a la sombra de la arboleda. A veces nos topamos con cruces de caminos y carreteras locales, como la que a nuestra izquierda se dirige a Mareo.

Arriba, a nuestra derecha, vemos alguna nave del polígono de La Vega, parroquia de Porceyo; aquí el arroyo viene a señalar la divisoria entre esta parroquia y la de La Pedrera, un buen lugar para reposar junto a la restaurada fuente La Pinganiella.

Tras otro cruce, pasamos muy cerca de una quintana (casa asturiana de labranza) muy a destacar: la de Casa Rubiera, en La Pedrera, a la derecha de la Vía Verde. La vivienda presenta un escudo solariego, formado por seis círculos o puntos; al lado está el antiguo llagarón (lagar grande, de sidra), y enfrente una panera decorada con motivos del arte popular astur.

Pasamos el regatu La Pedrera y un largo túnel iluminado, que pasa bajo la Carretera Carbonera, nos dirige hacia la parroquia de Leorio/Llorio. Allí a nuestra izquierda, encima de unas huertas, está la finca La Torre, con las instalaciones del Centro Asturiano, en el barrio de Mareo de Baxo. Luego llegamos a el Puentón (antiguo puente del ferrocarril), en donde hay otro área de descanso, con excelentes vistas al sur del valle de Llantones, El Picumil y l'Altu La Madera. Al reemprender ruta, nos fijamos en la silueta de la antigua iglesia parroquial de Santa María de Llorio (s. XII), arruinada tras la guerra civil y no reconstruida, pues gran parte de sus elementos se utilizaron en el cementerio de La Pedrera para edificar un panteón, réplica casi exacta del primitivo templo. Abajo, al pie del puentón, quedó la casa en la que estuvo el famoso Molín de Payares, uno de los muchos que funcionaban con el agua del arroyo Llantones, y donde se conserva una artística panera tallada.

Pasando bajo el viaducto de la autovía minera, tomamos como referencia la silueta del Picu'l Sol, que identificamos al entrar en la parroquia de Samartín de Güerces por el barrio de Cagüezo, idílico paisaje rural dominado por los altos castilletes de los pozos de la mina La Camocha, a cuyos pies finaliza esta ruta. Descubierto hacia 1901 por iniciativa de los Hermanos Felgueroso, no se empezó a trabajar en el yacimiento hasta 1928. Ha permanecido activo hasta finales del 2007. A partir de 1944, comenzaron a levantarse los primeros poblados mineros en la vecina parroquia de Vega. Descansando, bien en el área de descanso del final del trayecto, o en el de la cercana fuente Cagüezo, podremos decidir si regresamos por el mismo itinerario, si lo hacemos bajando a Granda o Roces, o si cogemos el autobús que pasa por las inmediaciones.