Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

El MPA adquiere el retrato de Julio Somoza
del fotógrafo Joaquín García Cuesta

Votos

(Total de votos recibidos 67)

(Puntuación 3,10)

julio
Es probable que se realizara con motivo de su nombramiento como Cronista Oficial de Asturias en 1924

El Muséu del Pueblu d'Asturies acaba de adquirir en Oviedo el magnífico retrato fotográfico de don Julio Somoza (Gijón, 1848 - 1940), realizado por el fotógrafo gijonés Joaquín García Cuesta hacia 1925. Se trata de un positivo de gelatino-bromuro sobre papel de 34 x 24 cm.

Es uno de los pocos retratos conocido de esta personalidad gijonesa y asturiana, y es probable que lo hiciese con motivo de su nombramiento en 1924 como Cronista Oficial de Asturias, cargo que se sumaba al de Cronista de Gijón que tenía desde 1909. El tipo de retrato, según el estudioso de la fotografía Francisco Crabiffosse, "alude a su condición de ciudadano notable, cuya figura y rasgos denotan nobleza de espíritu, inteligencia, experiencia y solidez de criterio". Es un acercamiento sincero y respetuoso, que trasmite la amistad y la colaboración que mantenían el fotógrafo y el retratado.

Somoza fue una personalidad fundamental en Gijón en el último tercio del siglo XIX y el primero del XX. A él se debe la recuperación de la obra y la figura de Gaspar de Jovellanos, cuyos escritos si no es por Somoza se hubiesen perdido irremediablemente. Participó en la excavación de las Termas de Campo Valdés en 1903; escribió una historia de Gijón en 1908; reunió una numerosa y esplendida biblioteca dedicada a Asturias, que donó a la Universidad de Oviedo, y formó parte del grupo de "La Quintana", que realizó numerosas y decisivas investigaciones sobre Asturias. Este grupo de estudiosos estaba completamente al día de lo que se estaba haciendo en Europa en el campo de la historia, la arqueología, la epigrafía, la bibliografía, la antropología, etc. y alguno de sus miembros tratará con algunos de los investigadores más prestigiosos del momento. Julio Somoza, en 1911, será la primera persona que reclamé en Asturias un museo en el que se conserven "aperos de labranza, trajes del país, instrumentos músicos, artes de pesca", etc., es decir, un museo etnográfico similar a los que desde 1880 se estaban fundado en la mayor parte de los países europeos avanzados.

El fotógrafo Joaquín García Cuesta (h. 1885-1958) nació en Cangas de Onís y desde muy joven vivió en Gijón dedicado a la fotografía, donde murió. Fue un profesional muy activo e innovador, especializado en fotografías de paisaje destinadas a la promoción turística de Asturias. Era un fotógrafo riguroso y concienzudo, que como muchos de su época estuvo influenciado por el pictorialismo. El Muséu del Pueblu d'Asturies conserva un total de 275 fotografías suyas, entre las que se incluyen numerosos negativos originales de placa de vidrio.